CAMINO DE ESPERANZA

Tras dos semanas, nuevas analíticas, nuevas ecografías y muchos nervios, la nueva visita al ginecólogo parece traer un soplo de aire fresco.

Los diferentes indicadores y porcentajes llegados en la semana 12 se ponen en “cuarentena” ; se empiezan a relativizar y hay que esperar a ver qué nos depara la semana 15 con nueva ecografía.

La cabeza da vuelta porque son demasiadas noticias entrecruzadas en períodos relativamente cortos de tiempo en que la vida sigue.

En que tus otros hijos tienen sus primeros días de guardería, de colegios, de mocos, de catarros… y tienes que seguir el ritmo diario, que es tremendo.

Acaba el día, y tras atender las diferentes llamadas que te demuestran cariño, aunque sabes que a la vez hay preocupación en ellas por tu estado, por tu ánimo, … por tu cabeza pasa una palabra: ESPERANZA.

Y es que toda vida lleva a su lado una gran dosis de ella, porque la esperanza es la que nos tiende la mano sin darnos cuenta para que podamos seguir día tras día este camino que andamos, unos días más cargados de ella que otros.

Fuente foto: http://muyimparcial.blogspot.com/2011/07/televisacomesperanzadelcorazon.html

Podríamos decir que hoy estamos de color verde, verde esperanza, y que la ilusión de ser padres, tíos, abuelos… es algo que está por encima de muchas cosas y que permite vivir un embarazado como un pequeño-gran regalo, aunque por el camino haya pequeños altibajos.

Anuncios

UNA NUEVA ETAPA, UNA NUEVA VIDA

Hace apenas unos meses asistí a una pequeña jornada donde nos hablaron de blogs, microblogs, y nos presentaron herramientas gratuitas a nuestro alcance para hacerlos. El resultado: salimos del seminario habiendo creado cada uno nuestro propio blog. Y por supuesto, habiéndole dado un nombre.

Fue complicada la elección del nombre. Debía de transmitir, impactar, definir el blog… Estuve pensando y al final me pareció bonito el de Coloreando el Día.

La idea era ir uniendo post a colores, y estos colores a estados de ánimos, situaciones vividas, situaciones por vivir. No obstante, la cosa no acabó de arrancar, porque el día a día no me permitía, ni permite, sacar muchos huecos para escribir, y además, de pronto parecía que me apetecía más otro estilo de blog en el que integrar temas como mamá, esposa, hija… y así nació Madespymas. Ahí aunque de un modo irregular, voy colgando trocitos de mí.

Pero hoy estoy aquí para relanzar Coloreando el Día. Y lo voy a hacer por un motivo muy especial. Porque necesito creer en que cada día es maravilloso por todo lo que nos da y a veces también por lo que nos quita.

 

Cuando pensamos en una nueva vida solemos asociar ilusión, alegría, nervios, pero también temores, miedos, inseguridades. Siempre he pensado que un hijo deseado es un lujo, y un sueño, por desgracia no al alcance de muchos de nosotros, aunque en ocasiones se nos olvide. Porque hay tantas cosas y situaciones que vivimos como naturales y no excepcionales, que se dan por hecho que son la tónica general. Porque hay cosas que no nos planteamos hasta que nos tocan directamente.

Pues estos posts voy a tratar de utilizarlos para ir viviendo un embarazo especial. Un embarazo de esos de indicadores altos y/o anómalos, de mucho seguimiento y de unas incertidumbres y dudas abrumadoras. De esos que a nadie le gusta hablar. Pero un embarazo de vida y por vida. Porque no siempre es sencillo tratar ciertos temas. Porque no siempre hay respuestas en tantos porcentajes y estadísticas que nos presentan. Porque hay que aprender a cómo tratar a unos padres que tienen demasiados miedos y a la vez tantísimas esperanzas. Porque quiero empezar a Colorear La Vida a través de este rincón de Coloreando el Día.