Bienvenida: Dos meses con nosotros

Tras un embarazo lleno de pruebas y controles, aunque ninguno invasivo para ti, hace ya más de dos meses que estás aquí con nosotros.

Todo ha pasado rápido, muy rápido. La angustia de aquellos meses, parece muy lejana. Tenerte en brazos es todo un regalo. Ver tu sonrisa, tus primeros gorjeos, es una gran alegría para nuestros corazones.

Ahora queda por llegar tu prima, que parece no tener muchas ganas de salir.

Y queda pasar por esos momentos de alegría, temor, ilusión, miedo, esperanza, … hasta …

Hasta tenerla acurrucada en mi pecho, como estuviste tú hace apenas unas semanas en el de mi hermana…

Hasta oler  su aroma especial, porque todos tenemos un olor, y los bebés aún lo tenéis más especial, de verdad…

Hasta poder respirar tranquila,  porque ahora no dejan de venir a mi cabeza mil  posibles situaciones que puedan torcer un poco esta alegría contenida que tengo en mi interior…

Deseo en breve estar dando la bienvenida a tu nueva prima, a mi nueva hija, y sentir mi corazón tranquilo y alegre por haber  podido disfrutar, una vez más, del don de la maternidad.

Bienvenida princesa

Cuenta atrás: 7 días

Es una mañana de marzo como otra más a primera vista. La de la cuenta atrás para nosotros: quedan siete días…

En siete días tus latidos inundarán nuestros corazones de luz.

En siete días tu pequeña figura nos hará recordar tantos momentos compartidos en estos meses de espera.

En siete días parecerá mentira no haberte podido tener antes entre nuestros brazos.

En siete días ese olor que te caracterizará se quedará en cada uno de nuestros olfatos.

En siete días pondremos de nuevo los cronómetros a cero para esperar al otro solete que llegará unas semanas después.

Foto tomada de http://www.coloreartusdibujos.com

En siete días un nuevo sueño se habrá cumplido!

En siete días: Bienvenida princesa!

Reflexión sobre la luz de tu vida

Van pasando los meses a un ritmo vertiginoso. Y no todas las semanas, ni meses, parezco sacar un hueco para poder teclear todas las sensaciones que me estás aportando.

Hay momentos en que toda la experiencia anterior parece abandonarme y me siento viviendo tantos cambios como si fuera la primera vez en que un pequeño ser está en mi interior.

No sé si es la edad, si es la situación vital, las responsabilidades ya asumidas o posiblemente un cúmulo de todo ello, pero así estamos… preguntándome cada dos por tres si esto es normal y tratando de recordar qué sentí las anteriores veces…

La pequeña prima se va a acercando poco a poco. Apenas mes y medio y podremos conocerla más allá de un video y unas fotos 3D. Entonces veremos cómo llega el regalo de su vida a las nuestras y nos tocará esperar un poquito más para tenerte a ti aquí.

Hoy hace mucho frío en la calle aunque el sol está en lo alto del cielo, mostrando sus rayos dorados, aunque no caliente, pero ya verás como su presencia siempre es de agradecer al iluminar la vida; y no he podido evitar pensar en esas mañanas de verano que vendrán y tú estarás aquí iluminando un poquito más aún la nuestra.

Dos corazones

Estar tumbada y sentir en mi interior cómo te mueves es todo un regalo, un pequeño gran lujo que sólo quien ha pasado por lo mismo puede entender.

Ha sido largo este tiempo en que ya sabiendo que aquí estabas no podía notarte de un modo físico, y me quedaba quieta tratando de encontrar una pequeña señal de movimiento.

Ha sido curioso rescubrir esta placentera sensación de estar otra vez llena de vida… De volver a tener dentro de mí latiendo dos corazones.

Ahora voy a dejar de teclear para poderte acariciar a través de mi vientre y poder charlar un rato contigo aprovechando la calma y el silencio que nos envuelven.

Sumando ilusiones

Pues parece que los meses pasan… y las pruebas continúan… y lo que un día parece de color verde esperanza al siguiente se torna en un marrón desesperanza…

Y sigo sin saber muchas veces qué decir o qué no decir, qué hacer o qué no hacer, si preguntar o no preguntar… porque al final, cada uno tenemos necesidades distintas aunque creamos poder ponernos en el lugar del otro en una situación determinada…

En todo este tiempo, en este gran juego que es la vida, han aparecido nuevas ilusiones que hacen que el día a día siga mereciendo la pena. Pero también que complican sentimientos, situaciones, emociones…

Así que ahora lo que era una ilusión son al menos dos ilusiones… y ahora toca compartir incertidumbres, ilusiones, miedos y esperanzas… y rezar, confiar y vivir cada día a día del modo más especial posible, porque nunca habría pensado compartir un momento vital tan entrañable con uno de los seres que más quiero, mi hermana.

Foto tomada de valverdeadri.blogspot.com

De estadísticas y demás

Hay sentimientos que cuesta mucho plasmar en un papel y aún más compartir.

Han ido pasando las semanas y diferentes pruebas hacen pensar que las cosas van a salir bien. Pero queda la gran duda alrededor de todas y cada una de ellas, con lo cual esa tranquilidad que se pensaba que iban a traer los nuevos resultados no es tal. Porque tras los cambios, en ocasiones, llega la desconfianza en estadísticas, medidas, baremos, interpretaciones.

Yo pienso en cuando hace más de ocho años tuve mi primer embarazo. Soy consciente de que era muy ignorante en todo lo relacionado con el embarazo. Pero también creo en que esa ignorancia me hizo vivirlo de una forma bastante agradable con los miedos y nervios típicos de lo desconocido, pero desde luego, nada que ver con cómo he ido viendo que lo han vivido mis amigas, mi hermana, mis primas…

Desde aquí, sólo quería manifestar que es una pena que en ocasiones los instrumentos que deberían de ayudarnos a tener un embarazo más cuidado y controlado nos hagan caer en miedos, tensiones e incertidumbres que hacen no poder disfrutar de los meses de gestación y vivirlos con una angustia que no son buenas ni para el niño ni para la madre.

Aunque la verdad es que la esperanza es el mayor de los sueños … y la que sujeta la mano de los futuros padres en estos meses de espera.