Dos corazones


Estar tumbada y sentir en mi interior cómo te mueves es todo un regalo, un pequeño gran lujo que sólo quien ha pasado por lo mismo puede entender.

Ha sido largo este tiempo en que ya sabiendo que aquí estabas no podía notarte de un modo físico, y me quedaba quieta tratando de encontrar una pequeña señal de movimiento.

Ha sido curioso rescubrir esta placentera sensación de estar otra vez llena de vida… De volver a tener dentro de mí latiendo dos corazones.

Ahora voy a dejar de teclear para poderte acariciar a través de mi vientre y poder charlar un rato contigo aprovechando la calma y el silencio que nos envuelven.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s